El Bolivar: ¿a las puertas de la inconvertibilidad?

Menos de una semana ha transcurrido desde que empezó el mes de Agosto y uno de los sucesos que causa más ruido en la población venezolana (dejando a un lado el escándalo electoral del 30 de julio) es el alza impredecible del valor del dólar frente al bolívar, que ya alcanza valores de intercambio en el mercado paralelo que rondan los 18.000Bs (al 03/07/2017), una cifra escalofriante, si tomamos en cuenta que la última vez que publiqué un post en mi blog sobre la crisis, 1 mes aproximadamente, la tasa de cambio rondaba los 8.000Bs, un aumento de más del 100% y que sigue sin mostrar un techo predecible.

Recomendado: Venezuela: el extraño país donde un aumento de sueldo es una mala noticia

Quizá sea muy pronto para un análisis certero del caso pero ante la inminencia de la pregunta intentaré resolverla ¿estamos ante una posible inconvertibilidad monetaria?



Definiendo la inconvertibilidad


Debo reconocer que no pude conseguir una fuente bibliográfica que me ayudara a soportar el análisis en su totalidad, más allá del decreto de inconvertibilidad del dólar en oro que Nixon promulgó el 15 de agosto de 1971, (paradójicamente dentro de dos semanas se cumplen 46 años), más allá de eso, una “inconvertibilidad monetaria” en los términos que se plantea en Venezuela no parece tener una definición “científica”.

Navegando por internet, me topé con una definición que podría servirnos como punto de partida para comenzar:

“El dinero o la moneda inconvertible no es líquida, ya que los inversionistas no pueden comprar, vender o intercambiar estas monedas debido a las sanciones políticas, restricciones gubernamentales, regulaciones de cambio o la alta volatilidad”. –Ehow.

Las palabras “sanciones políticas”; “restricciones gubernamentales” y “regulaciones de cambio” suenan mucho al modelo económico de Venezuela y la alta volatilidad que presentan nuestros mercados al día de hoy por la aguda crisis política, social y económica, que genera incertidumbre, socava el mercado y contrae la economía, parece completar los requisitos para cumplir a cabalidad con el concepto citado.


Detrás del alza de la tasa de cambio


Hace unos días vimos como EEUU sancionó a altos funcionarios del Gobierno venezolano, bloqueando sus cuentas en dólares, mismo gobierno que algunos consideran es el que maneja el negocio del cambio paralelo (aguas turbias que no analizaré aquí), pero lo que si es seguro, es que dicho bloqueo traería consecuencias y parece que las estamos experimentando.

Dicen algunos expertos que, más allá de las variables macroeconómicas que azotan el mercado venezolano, el dólar aumenta su valor porque escasea y las personas están dispuestas a dar más por el. Si no se tiene acceso a dólares, mucha gente pujará por unos pocos, aumentando su valor cada cierto tiempo. La teoría de la oferta y la demanda no es discutible por mí, no soy quien para ello, está allí y ha sido demostrada, lo que considero que hay que entender es que hay un nuevo jugador en el mercado.

Recomendado: 3 ejemplos de la inflación en Venezuela para que entiendan los extranjeros

Esto es pura especulación, pero si altos funcionarios no tienen acceso a cuentas milmillonarias de dólares (por el bloqueo de EEUU), de algún lado deben conseguir divisas ahora y la bolsa de dinero que queda es la misma que tiene el ciudadano de a pie y el comerciante, es decir, hay nuevos clientes sacando dinero de la bolsa y tienen preferencia, pues ellos mismos son el mercado, ellos controlan la asignación de divisas así que están agarrando su parte primero, lo que trae como consecuencia que se reduzca aun más la asignación oficial de dólares a la gente común, menos dinero y una mayor demanda, el caldo de cultivo perfecto para que la tasa de cambio no oficial de bolívares por dólar alcance niveles históricos.


Inconvertibilidad ¿si o no?


A la luz de lo mencionado, el valor de intercambio de divisas parece no tener un techo evidente a finales de año, pues seguirá reduciéndose la asignación que hace el Estado mediante subastas (que para algunos es una trampa cantada, ya que el cierre oficial que se anuncia no es el valor de asignación real, es decir, en prensa puede salir que la tasa cerró a 2800Bs por dólar pero en la subasta asignaron dólares a 5500Bs). Lo que permite presumir que hay un símbolo de “infinito” implícito en la tasa de cambio paralela.

Si los dólares se siguen agotando hasta acabarse (sanciones internacionales, merma en la exportación de petróleo, derivados y más), no tendremos que subastar, sin subasta no habrá asignación, sin asignación no hay convertibilidad, por lo que el bolívar pasaría a ser una moneda de curso forzoso de forma oficial, respondiendo SÍ a la pregunta: ¿estamos ante una posible inconvertibilidad monetaria?


Pero no hay que olvidar que el mercado paralelo no se detiene, se seguirá intercambiando lo poco que queda de dólares por cada vez más bolívares, independientemente de que se detenga o no la asignación oficial de divisas, lo que nos deja con una moneda que se puede seguir intercambiando por divisas, pero cada día más débil, un escenario “post-apocalíptico” pero que ya bastantes economistas están cansados de advertir, pero estamos a tiempo aún de revertirlo.

Rafael Medina


ACTUALIZACIÓN: algunos expertos en el tema señalan que el aumento del dolar se profundiza por la gran cantidad de personas que están saliendo del país por la frontera venezolana hacía Colombia, aumentando la demanda de los pocos dólares que quedan. Ante comentarios me gustaría agregar que claramente el factor confianza, la inestabilidad y otros factores están presionando la "pulverización" del bolívar además de los mencionados, pero abordarlos todos haría el artículo interminable.

PD: este post no pretende ser una verdad absoluta, ni una representación exacta de la realidad, si usted tiene mayores conocimientos de economía o un entendimiento más profundo de la problemática actual, lo invito a hacer sus comentarios en mis redes sociales, ¡sería de gran ayuda para todos!.