¿Por qué la personalidad y no la habilidad te hace un gran empleado?

¿Aumentarán el sueldo mínimo? En Suiza apenas lo están creando

Un reciente estudio internacional encuestó a más de 500 líderes empresariales y les preguntó qué separa a los grandes empleados de los comunes. Los investigadores querían saber por qué algunas personas tienen más éxito que otras en el trabajo, y las respuestas fueron sorprendentes; Los líderes eligieron la "personalidad" como la razón principal.



En particular, el 78% de los líderes dijeron que la personalidad distingue a grandes empleados, más que el ajuste cultural (53%) e incluso las habilidades de un empleado (39%).

"Debemos tener cuidado de no hacer el intelecto nuestro Dios; Tiene, por supuesto, músculos poderosos, pero ninguna personalidad. "-Albert Einstein

El problema es que cuando los líderes dicen "personalidad" no entienden a qué se están refiriendo. La personalidad consiste en un conjunto estable de preferencias y tendencias a través del cual nos acercamos al mundo. Ser introvertido o extrovertido es un ejemplo de un rasgo importante de la personalidad.

Los rasgos de personalidad se forman a una edad temprana y se fijan en la edad adulta temprana. Muchas cosas importantes sobre ti cambian a lo largo de tu vida, pero tu personalidad no es una de ellas.

La personalidad es distinta del intelecto (o QI). Los dos no ocurren juntas de una manera significativa. La personalidad también es distinta de la inteligencia emocional (o EQ), y aquí es donde el estudio, y la mayoría de los líderes para esa materia, han malinterpretado el término.

Las cualidades que los líderes en el estudio llamaron personalidad a lo que en realidad eran habilidades de inteligencia emocional. Los empleados excepcionales no poseen rasgos de personalidad dados por Dios; Se basan en simples hábitos y habilidades cotidianas que cualquier persona puede incorporar en su día a día.

Los líderes no necesitan ir a buscar estas habilidades tampoco (aunque no es malo tenerlas); Su deber es ayudar a todos en su equipo a aprovechar estas habilidades para ser excepcionales.


Basta con considerar algunas de las habilidades de EQ que los líderes y gerentes comúnmente etiquetan erróneamente como características de la personalidad. Estas son las habilidades que distinguen a los empleados excepcionales.

Están dispuestos a retrasar la gratificación

Una cosa que un empleado excepcional nunca dice es, "eso no está en mi descripción del trabajo." Los empleados excepcionales trabajan fuera de los límites de las descripciones de trabajo. No están intimidados ni tienen miedos; En lugar de esperar que el reconocimiento o la compensación lleguen primero, se adelantan en su trabajo, confiando en que serán recompensados ​​más tarde pero despreocupados si no lo son.

Pueden tolerar el conflicto 

Mientras que los empleados excepcionales no buscan conflicto, tampoco huyen de él. Son capaces de mantener su compostura, mientras que exponen sus opiniones con calma y lógica. Son capaces de resistir ataques personales en la búsqueda de la meta más grande y nunca usar esa táctica ellos mismos.

Se centran

A los pilotos se les dice a menudo: "cuando las cosas comienzan a salir mal, no olviden volar el avión". Los accidentes de avión suelen ocurrir porque los pilotos se centran tanto en el problema que olvidan pilotar el mismo. El vuelo 401 de Eastern Airlines es sólo un ejemplo: la tripulación de vuelo estaba tan preocupada por el tren de aterrizaje que no se dieron cuenta de que estaban perdiendo altura hasta que era demasiado tarde, a pesar de que las alarmas los alertaban en la cabina. 

Los empleados excepcionales entienden el principio de "simplemente volar el avión". No se distraen con clientes irritables, disputas interoficiales o cambian a una marca diferente de café. Pueden diferenciar entre problemas reales y ruido de fondo; Por lo tanto, permanecen enfocados en lo que importa.

Son juiciosamente valientes

Los empleados excepcionales están dispuestos a hablar cuando otros no lo son, ya sea para hacer una pregunta difícil (o "embarazosa") o para desafiar una decisión ejecutiva. Sin embargo, eso está equilibrado con el sentido común y la sincronización. Ellos piensan antes de hablar y elegir sabiamente el mejor momento y lugar para hacerlo.

Están en control de sus egos

Los empleados excepcionales tienen egos. Si bien eso es parte de lo que los impulsa, nunca dan a sus egos más peso de lo que se merece. Están dispuestos a admitir que están equivocados y están dispuestos a hacer las cosas de otra manera, ya sea porque la otra es mejor o es importante mantener la armonía del equipo.

Nunca están satisfechos

Los empleados excepcionales tienen convicciones sin precedentes de que las cosas siempre pueden ser mejores, y tienen razón. Nadie nunca es perfecto, y no hay tal cosa como "lo suficientemente bueno" cuando se trata de una mejora personal. No importa lo bien que vayan las cosas, los empleados excepcionales son impulsados ​​a mejorar.

Reconocen cuando las cosas están rotas y las arreglan

Ya sea un cajón de escritorio sucio o un proceso ineficiente y derrochador que afecta el flujo de caja de todo el departamento, los empleados excepcionales no pasan de los problemas. "Oh, ha sido así siempre", simplemente no está en su vocabulario. Consideran que los problemas son cuestiones que deben arreglarse inmediatamente; Es así de simple.

Son responsables

Si usted es un administrador tratando de descifrar un informe fallido, "No es mi culpa" es la frase más irritante en el idioma. Los empleados excepcionales son responsables. Poseen su trabajo, sus decisiones y todos sus resultados, buenos o malos. Traen sus errores a la atención de la gerencia en lugar de esperar que nadie se entere. Ellos entienden que los gerentes no están para asignar la culpa; Están para hacer las cosas.

Son negociables

Los empleados excepcionales son muy queridos por los compañeros de trabajo. Ellos tienen integridad y habilidades de liderazgo (incluso si no están en una posición de liderazgo oficial). Externamente, significa que se puede confiar en que representan bien a la marca. Los gerentes saben que pueden enviar a estos empleados a reunirse con clientes y prospectos sin preocuparse por lo que dirán o harán.


Neutralizan a las personas tóxicas

Tratar con personas difíciles es frustrante y agotador para la mayoría. Los empleados excepcionales controlan sus interacciones con personas tóxicas manteniendo sus sentimientos bajo control. Cuando necesitan enfrentar a una persona tóxica, se acercan a la situación racionalmente. Identifican sus propias emociones y no permiten que la ira o la frustración alimenten el caos. También consideran el punto de vista de la persona difícil y son capaces de encontrar soluciones y un terreno común.

Atención: tome nota de lo que no se menciona: años de experiencia, grados de negocios,  idiomas, etc. Estas cosas importan, pero no te hacen excepcional.

Escrito por:
Dr. Travis Bradberry



¿Por qué la personalidad y no la habilidad te hace un gran empleado? ¿Por qué la personalidad y no la habilidad te hace un gran empleado? Reviewed by Rafael Medina on 9/11/2017 Rating: 5
Con tecnología de Blogger.