Use su vida social para mejorar su salud

Use su vida social para mejorar su salud

Para alentar hábitos y acciones saludables, los médicos deben aprovechar el compromiso de los pacientes con sus amigos y familiares, en lugar de aumentar sus interacciones con los profesionales médicos.

En una nueva perspectiva publicada por el New England Journal of Medicine, los “economistas del comportamiento” sugieren una escala de cinco pasos para ingeniar eficazmente los compromisos sociales que promueven la salud y para probar su aceptabilidad y eficacia.

"Los cónyuges y los amigos tienen más probabilidades de estar cerca de los pacientes cuando toman decisiones que afectan su salud -como caminar frente a ver la televisión o qué pedir en un restaurante. Los pacientes también son más propensos a adoptar comportamientos saludables -como ir al gimnasio- cuando pueden ir con un amigo", explica el coautor David Asch, profesor de medicina en la Perelman School of Medicine de la Universidad de Pensilvania.

"Aunque la gente está más fuertemente influenciada por los que los rodean todos los días de lo que son por los médicos y enfermeras con los que interactúan sólo ocasionalmente, estas interacciones libres de costo permanecen en gran medida sin aprovecharse para la salud. Esa es una oportunidad perdida".

LEE: ¿Los robots harán nuestra vida mejor o peor?

Debido a estas oportunidades perdidas, y los altos costos cuando los médicos y las enfermeras vigilan a sus pacientes, los autores dicen que es importante diseñar compromisos sociales que recluten el apoyo social que los pacientes ya tienen y permitir a las organizaciones probar su aceptabilidad.

La privacidad es el principal muro


"Las preocupaciones por la privacidad son a menudo la razón por la que los médicos y los hospitales evitan organizar el apoyo social", dice Asch. "Pero mientras que la privacidad es muy importante para algunos pacientes en algunas circunstancias, más a menudo los pacientes amarían si sus amigos y familiares los ayudan a manejar su diabetes, y esos amigos y familiares quieren ayudar a las personas a controlar su salud".

Los autores definen una escalera con escalones de apoyo social que van desde ningún compromiso social -como cuando se espera que un paciente tome la medicación como parte de una rutina, sin que nadie los vea hacerlos o responsabilizándolos- a un diseño que se basa en incentivos reputacionales o económicos e incorpora equipos u otros diseños que responsabilizan a los pacientes por sus comportamientos y hábitos de salud.

"La mayoría de las intervenciones de atención de salud están diseñadas para el paciente en particular, pero hay un creciente cuerpo de investigación que muestra cómo las organizaciones de atención de salud pueden utilizar la estrategia de compromiso social para mejorar la salud de los pacientes que quieran participar en actividades grupales dirigidas a mejorar la salud . "

Por ejemplo, en el cuarto peldaño, donde los incentivos sociales están diseñados con apoyo recíproco, los autores apuntan a un estudio en el que a algunos pacientes con diabetes se les pidió hablar por teléfono semanalmente con sus compañeros -una técnica conocida como mentoría recíproca- y otros recibieron la atención típica de una enfermera. Los resultados mostraron que aquellos que trabajaron directamente con sus compañeros vieron una disminución más significativa en los niveles de hemoglobina glicosilada que aquellos que trabajaron con el personal clínico.

"Claro, el cuidado de la salud es un asunto serio", dice Asch, "pero ¿quién dice que no puede ser social?"


Escrito por: Katie Delach