La revolución digital no se trata de tecnología, se trata de personas

La revolución digital no se trata de tecnología, se trata de personas

La globalización ha sido la palabra de moda por muchos años. Incluso podríamos decir que ha sido la marca de agua de esta época. En su definición, la palabra invoca asociaciones positivas con acceso, inclusión, desarrollo, igualdad, crecimiento e integración. Pero ahora la tecnología se está convirtiendo en el eje central, redefiniendo rápidamente la globalización tal como la conocemos.

No solo los países, sino también las empresas, las organizaciones sociales y las familias están mejorando el uso de la tecnología de maneras únicas, esperando que les ayude a ser competitivos en la carrera hacia el futuro.

En el mundo de los negocios, por ejemplo, las tecnologías digitales a menudo cambian la forma en que se realiza el trabajo. Las organizaciones saben que si quieren seguir siendo relevantes, deben adoptar lo digital. Pero la forma en que ejecutan esta transformación hace una gran diferencia en si logran lo que se propusieron.

BCG ha estudiado cómo las empresas exitosas han cambiado sus negocios y modelos operativos al pasar a la tecnología digital. Todos ellos comparten dos características distintivas: crean productos y servicios que están integrados con tecnologías digitales, y usan canales digitales para interactuar con su público objetivo y clientes.


Una transformación digital centrada en las personas


Sin embargo, a medida que la mayoría de las transformaciones digitales en industrias y países continúan desarrollándose, la dimensión de personas de estas transformaciones se ha convertido en la clave para liberar valor y garantizar la sostenibilidad de los cambios. Debido a que áreas como el desarrollo de liderazgo y las adquisiciones de talentos externos pueden requerir enfoques completamente diferentes e innovadores en los nuevos entornos digitales, las organizaciones deben estar preparadas para moverse y evolucionar rápidamente, particularmente para asegurar que cada empleado tenga la oportunidad de participar en este nuevo entorno.

Esta nueva estrategia digital de recursos humanos / personas necesita un nuevo modelo operativo también. La alta dirección y el liderazgo deberían alentar a todos los miembros de la organización a que asuman la responsabilidad proporcionando el marco, las herramientas y los incentivos necesarios.

La contratación de nuevos expertos digitales requiere buscar habilidades diferentes, específicas, conocimientos y estilos de trabajo internos y externos que quizás no se hayan considerado o exigido en el pasado, como la evaluación de la experiencia profesional independiente, medir el potencial para desarrollar talentos internos, formar equipos multidisciplinarios, desarrollando redes colaborativas entre empresas, creando nuevos sistemas de evaluación o redefiniendo roles de liderazgo.

Los principios que formaban parte de este nuevo entorno de TI ahora se extienden más allá de TI, a menudo se comparten e implementan en toda la organización en transformaciones digitales exitosas. Estos principios digitales deben ofrecer nuevas formas de trabajo ágiles.

Servicio al cliente


Otro elemento clave a considerar es la experiencia del cliente. Las tecnologías digitales pueden mejorar las relaciones entre la empresa, sus clientes, sus productos y otros actores de la industria. Esto requiere capturar y aprovechar la información generada a través de su ecosistema digital. La creación de redes se vuelve tan vital como lo digital y lo humano, para fomentar y desarrollar nuevos ecosistemas en la industria.

La experiencia del cliente debe considerarse a lo largo de la transformación digital, integrada en el desarrollo de productos y servicios. Las empresas digitales deben aprovechar los datos de experiencia del cliente, incorporando los conocimientos adquiridos sobre las necesidades cambiantes de los individuos para ofrecer los productos, servicios y experiencias que demandan sus clientes.

La digitalización también necesita nuevas formas de trabajo, a medida que las organizaciones se vuelven más colaborativas y no tienen en cuenta la jerarquía, los empleados deben adaptarse a las nuevas estructuras, responsabilidades y productos del equipo. Esto puede hacerse, pero solo si la dirección y el liderazgo están genuinamente convencidos del valor de adaptar la estructura organizativa e invertir en esta nueva forma de trabajar.

Una vez más, cualquier empresa puede transformar digitalmente, a su manera. Sin embargo, deben recordar una cosa: si hacen cualquier otro cambio, pero los empleados no están facultados, la transformación digital no tendrá éxito. Empoderar a las personas es la clave para lograr una transformación digital profunda y duradera que proporcione crecimiento e inclusión sostenibles.

La vista desde América Latina


Las empresas latinoamericanas están demostrando que han anticipado estos cambios y están adoptando vigorosamente nuevos modelos ágiles y digitales. Por ejemplo, los bancos, los minoristas y las aerolíneas están desarrollando nuevas plataformas para interactuar con los millennials, nuevos modelos de recursos humanos para empoderar a los empleados y nuevos sistemas para permitir que sus organizaciones creen, innoven, fracasen y aprendan más rápido que nunca. Los centros de innovación disruptiva se están extendiendo desde la Ciudad de México a Bogotá, Lima y Santiago. Argentina continúa siendo reconocida como un centro distintivo para el emprendimiento digital, que aloja la mayoría de los unicornios desarrollados en la región. Un enfoque centrado en las personas puede brindar la mejor oportunidad para aprovechar al máximo la próxima revolución digital.

Los líderes organizacionales deben estar listos y dispuestos a escuchar a sus empleados, clientes y compañeros. Aunque parezca una pregunta fácil, requiere un compromiso amplio y duradero. Un compromiso que no solo implica empatía, sino también habilidades de comunicación adaptativa y, lo que es más importante, una visión para lograrlo, ya que todas las organizaciones, ya sean digitales o analógicas, están formadas por personas.

JorgeBecerra, Socio Principal y Director General, The Boston Consulting Group

La revolución digital no se trata de tecnología, se trata de personas La revolución digital no se trata de tecnología, se trata de personas Reviewed by Rafael Medina on 11/30/2017 Rating: 5
Con tecnología de Blogger.