La IA podrá ayudarnos a mejorar nuestros argumentos

La IA podrá ayudarnos a mejorar nuestros argumentos

La capacidad de argumentar, de expresar nuestro razonamiento a los demás, es una de las características definitorias de lo que es ser humano.

La discusión y el debate forman las piedras angulares de la sociedad civilizada y la vida intelectual. Los procesos de argumentación manejan nuestros gobiernos, estructuran el esfuerzo científico y enmarcan las creencias religiosas. Entonces, ¿deberíamos preocuparnos de que los nuevos avances en inteligencia artificial estén tomando medidas para equipar las computadoras con estas habilidades?

A medida que la tecnología cambia nuestras vidas, nos estamos acostumbrando a nuevas formas de trabajo y nuevas formas de interactuar. Los Millennials no han sabido nada más. Los gobiernos y las judicaturas están despertando al potencial que ofrece la tecnología para involucrar a los ciudadanos en procesos democráticos y legales. Algunos políticos, individualmente, están más adelantados en el juego al comprender el enorme papel que desempeñan las redes sociales en los procesos electorales. Pero hay desafíos profundos.

Uno está muy bien establecido por el CEO de Upworthy Eli Pariser en su charla de TED. En ella, él explica cómo estamos empezando a vivir en "burbujas de filtro": lo que ves cuando buscas un término determinado en Google no es necesariamente lo mismo que veo cuando busco el mismo término. Las organizaciones de medios de Fox News y, más recientemente, la BBC, están personalizando el contenido, con la identificación y el inicio de sesión que se utilizan para seleccionar qué historias se muestran de manera más destacada. El resultado es que corremos el riesgo de encerrarnos en cámaras de eco de personas con ideas afines, mientras que nuestros argumentos se vuelven más unilaterales, menos equilibrados y menos comprensivos de otros puntos de vista.

Por qué el pensamiento crítico es crítico


Otra preocupación es la forma en que las noticias y la información, aunque cada vez más voluminosas, se vuelven cada vez menos confiables: las acusaciones y contraacusaciones de "noticias falsas" son ahora algo común.

Frente a tales desafíos, las habilidades del pensamiento crítico son más vitales ahora de lo que lo han sido nunca: la capacidad de juzgar y evaluar evidencia de manera rápida y eficiente, de salir de nuestra cámara de eco y pensar en cosas desde puntos de vista alternativos, para integrar información, a menudo en equipos, equilibrar los argumentos de cada lado y llegar a conclusiones sólidas y defendibles. Estas son las habilidades de argumentación que han sido objeto de investigación académica en filosofía durante más de 2.000 años, desde Aristóteles.

El Centro de Tecnología de Argumentos (ARG-tech) de la Universidad de Dundee trata de tomar y extender teorías de la filosofía, la lingüística y la psicología que nos dicen cómo los humanos discuten, cómo están en desacuerdo y cómo alcanzan el consenso, y hacen esas teorías un punto de partida para construir herramientas de inteligencia artificial que modelan, reconocen, enseñan e incluso toman parte en los argumentos humanos.

Uno de los desafíos para la investigación moderna en el área ha sido obtener suficientes datos. Las técnicas de AI como el aprendizaje profundo requieren grandes cantidades de datos, ejemplos cuidadosamente revisados ​​que pueden ayudar a construir algoritmos robustos.

Pero obtener esos datos es realmente difícil: los analistas altamente capacitados necesitan horas y horas de trabajo minucioso para desmenuzar la manera en que se han armado los argumentos a partir de unos minutos de discurso.

Hace más de 10 años, ARG-tech recurrió al programa de Radio 4 de la BBC, Moral Maze, como un ejemplo de debate "estándar de oro": argumento riguroso y ajustado sobre temas actuales y emotivos, con moderación cuidadosa y mesurada. Enormemente valioso, los datos alimentaron un programa de investigación empíricamente fundamentado en la tecnología de argumentación.

La tecnología


Trabajar con datos tan exigentes ha significado que todo, desde la teoría filosófica hasta la infraestructura de datos a gran escala, se ha puesto a prueba. En octubre de 2017, realizamos un piloto con el departamento de ética y religión de la BBC Radio para implementar dos tipos de tecnología de argumento nuevo.

El primero fue un conjunto de "análisis". Comenzamos construyendo un enorme mapa de cada debate de Moral Maze, que comprende miles de emisiones individuales y miles de conexiones más entre los contenidos de todas esas emisiones. Luego, cada mapa se tradujo en una serie de infografías, utilizando algoritmos para determinar los temas más centrales (usando algo similar al algoritmo del PageRank de Google). Identificamos automáticamente los temas más divisivos y dónde se encontraban los participantes, así como los momentos en el debate cuando el conflicto alcanzó el punto de ebullición, cuán buenos eran los argumentos respaldados, y así sucesivamente.

El resultado, en bbc.arg.tech en conjunto con Moral Maze, presenta, por primera vez, una manera basada en la evidencia de comprender lo que realmente sucede en un debate.

El segundo fue una herramienta llamada "polemista", que le permite asumir el papel de presidente del laberinto moral y ejecutar su propia versión. Toma los argumentos ofrecidos por cada participante y le permite navegar por ellos.

Ambos aspectos apuntan a ofrecer una visión y fomentar una discusión de mayor calidad y más reflexiva. Por un lado, el trabajo permite resúmenes de cómo mejorar las habilidades de argumentación, impulsado por la evidencia en los datos de lo que realmente funciona.

Esfuerzo de equipo


En definitiva, el objetivo no es construir una máquina que pueda vencernos en una discusión. Mucho más emocionante es la posibilidad de que el software de inteligencia artificial contribuya a la discusión humana: reconocer todo tipo de argumentos, criticarlos, ofrecer puntos de vista alternativos y razones de investigación son todas las cosas que ahora están al alcance de la inteligencia artificial.

Y es aquí donde radica el verdadero valor: contar con equipos de argumentadores, algunos humanos, algunas máquinas, que trabajen juntas para enfrentar situaciones exigentes y complejas, desde el análisis de inteligencia hasta la gestión empresarial.



Dichos equipos de razonamiento colaborativo y de "iniciativa mixta" van a transformar la forma en que pensamos sobre la interacción con la IA y, con suerte, también transformarán nuestras capacidades de razonamiento colectivo.


La IA podrá ayudarnos a mejorar nuestros argumentos La IA podrá ayudarnos a mejorar nuestros argumentos Reviewed by Rafael Medina on 12/26/2017 Rating: 5
Con tecnología de Blogger.