¿La tecnología nos hace más o menos inteligentes?

La tecnología nos hace más o menos inteligentes

El teléfono inteligente que tienes en la mano te permite grabar un video, editarlo y enviarlo a todo el mundo. Con tu teléfono, puedes navegar en las ciudades, comprar un automóvil, rastrear tus signos vitales y realizar miles de otras tareas. ¿Y entonces?

Cada una de esas actividades solía exigir el aprendizaje de habilidades específicas y la adquisición de los recursos necesarios para hacerlas. ¿Hacer una película? Primero, consiga una cámara de cine y las tecnologías de apoyo (película, luces, equipos de edición). En segundo lugar, aprenda a usarlos y contratar un equipo. En tercer lugar, graba la película. En cuarto lugar, desarrolla y editar la película. Quinto, haga copias y distribúyalas.

Ahora todas esas tareas se resuelven con la tecnología. Ya no necesitamos aprender los detalles complejos cuando los programadores de teléfonos inteligentes se han ocupado de ellos. Los cineastas ahora están más libres para concentrarse en su oficio y es más fácil que nunca convertirse en cineasta. Históricamente, la tecnología nos ha hecho individualmente más tontos e igualmente más inteligentes, y colectivamente más productivos. La tecnología nos ha permitido hacer más al tiempo que comprendemos menos sobre lo que estamos haciendo y aumenta nuestra dependencia de los demás.

Estas no son tendencias recientes, sino parte de la historia de la tecnología desde que los primeros humanos comenzaron a cultivar. En las últimas décadas, tres cambios importantes han acelerado el proceso, comenzando con el ritmo creciente de humanos especializados en habilidades particulares. Además, subcontratamos más habilidades a herramientas tecnológicas, como una aplicación de creación de películas en un teléfono inteligente, que nos libera del desafío de aprender grandes cantidades de conocimiento técnico. Y muchas más personas tienen acceso a la tecnología que en el pasado, lo que les permite usar estas herramientas mucho más fácilmente.

Conocimiento especializado


La especialización nos permite ser muy buenos en algunas actividades, pero esa inversión en el aprendizaje, por ejemplo, cómo ser una enfermera o un programador de computadoras, se produce a expensas de otras habilidades, como cultivar su propia comida o construir su propio refugio.

Como señaló Adam Smith en su "Riqueza de las naciones" de 1776, la especialización permite que las personas sean más eficientes y productivas en una serie de tareas, pero con una compensación de mayor dependencia de otras para las necesidades adicionales. En teoría, todos se benefician.

La especialización tiene consecuencias morales y pragmáticas. Los trabajadores calificados tienen más probabilidades de ser empleados y ganar más que sus contrapartes no calificados. Una de las razones por las que Estados Unidos ganó la Segunda Guerra Mundial fue que las juntas de reclutamiento mantenían a algunos trabajadores entrenados, ingenieros y científicos trabajando en el frente interno en lugar de enviarlos a pelear. Un hábil operador de máquina o peón de plataforma petrolera contribuyó más a ganar la guerra al quedarse en casa y cumplir un rol especializado que dirigirse al frente con un rifle. También significaba que otros hombres (y algunas mujeres) se ponían uniformes y tenían muchas más posibilidades de morir.

Haciendo máquinas para el resto de nosotros


Incorporar habilidades humanas en una máquina - llamada "blackboxing" porque hace que las operaciones sean invisibles para el usuario - permite que más personas, por ejemplo, tomen una medición de la presión arterial sin invertir el tiempo, los recursos y el esfuerzo en aprender las habilidades que antes se necesitaban para usar un manguito de presión sanguínea. Poner la experiencia en la máquina reduce las barreras de entrada para hacer algo porque la persona no necesita saber tanto. Por ejemplo, compare como es aprender a conducir un automóvil con una transmisión manual versus automática.

La producción masiva de tecnologías de blackbox permite su uso generalizado. Los teléfonos inteligentes y los monitores automáticos de la presión arterial serían mucho menos efectivos si solo miles en lugar de decenas de millones de personas pudieran usarlos. Menos felizmente, producir decenas de millones de rifles automáticos como los AK-47 significa que las personas pueden matar a mucha más gente mucho más fácilmente en comparación con armas más primitivas como los cuchillos.

Prácticamente dependemos de los demás para hacer lo que no podemos hacer en absoluto por nosotros mismos. Los habitantes de las ciudades, en particular, dependen de estructuras extensas, en su mayoría invisibles para eliminar sus desechos y garantizar que haya alimentos y decenas de miles de otros artículos disponibles.

La dependencia excesiva de la tecnología es peligrosa


Una desventaja importante de una mayor dependencia de las tecnologías es el aumento de las consecuencias si esas tecnologías se rompen o desaparecen. "The Knowledge" de Lewis Dartnell ofrece una exploración encantadora (y atemorizante) de cómo los sobrevivientes de un apocalipsis devastador para la humanidad podrían salvar y mantener las tecnologías del siglo XXI.

Solo un ejemplo de muchos es que la Academia Naval de EE. UU. acaba de reanudar la capacitación de oficiales para navegar por sextantes (instrumento de navegación). Históricamente era  la única forma de determinar la ubicación de un barco en el mar, esta técnica se enseña nuevamente como respaldo en caso de que los atacantes cibernéticos interfieran con las señales del GPS y para que los navegadores tengan una mejor idea de lo que están haciendo sus computadoras.

¿Cómo las personas sobreviven y prosperan en este mundo de creciente dependencia y cambio? Es imposible ser verdaderamente autosuficiente, pero es posible aprender más sobre las tecnologías que usamos, aprender las habilidades básicas de reparación (sugerencia: siempre revise las conexiones y lea el manual) y busque personas que conozcan más sobre temas particulares. De esta forma, la gran cantidad de información de Internet no solo puede aumentar nuestra dependencia sino también disminuirla (por supuesto, el escepticismo sobre la información en línea nunca es una mala idea). Pensar en lo que sucede si algo sale mal puede ser un ejercicio útil de planificación.

Individualmente, dependemos más de nuestras tecnologías que nunca antes, pero podemos hacer más que nunca. Colectivamente, la tecnología nos ha hecho más inteligentes, más capaces y más productivos. Lo que la tecnología no ha hecho es hacernos más sabios.
¿La tecnología nos hace más o menos inteligentes? ¿La tecnología nos hace más o menos inteligentes? Reviewed by Rafael Medina on 23.1.18 Rating: 5
Con tecnología de Blogger.