Lo digital es la clave para la supervivencia de una empresa


Aprovechar el potencial de la tecnología digital es fundamental para liberar valor en la economía global de hoy. 

Para muchas empresas, la digitalización también se ha vuelto esencial para su supervivencia básica. No sorprende que la "economía digital" tenga un lugar tan destacado en la agenda de este año en la Reunión Anual del Foro Económico Mundial en Davos.

En mi opinión, hay tres factores que impulsan el cambio digital. En primer lugar, la disponibilidad de información y la capacidad de sintetizar datos en conocimientos empresariales. Segundo, las expectativas del cliente. En tercer lugar, y quizás el más agobiante para los rezagados, es la velocidad a la que las compañías "nacidas digitales" están alterando a los titulares más antiguos y transformando los campos de juego.

El Centro de Investigación de Sistemas de Información del Massachusetts Institute of Technology (MIT CISR) realizó un estudio con nuestra empresa, AlixPartners, de más de 400 empresas para evaluar su "preparación futura" digital. Descubrimos que el 23% de estas empresas eran lo que consideramos "listas para el futuro", es decir, que habían transformado digitalmente la interfaz de sus clientes y las operaciones comerciales. Sus márgenes netos fueron 16 puntos porcentuales más altos que el promedio de la industria.

Como líder de una firma consultora especializada, conozco el funcionamiento interno de muchas empresas. A menudo es sorprendente saber quién lidera el paquete de transformación digital. Aunque puede parecer más importante para las empresas B2C, ese no es siempre el caso. De hecho, las empresas de consumo tienen mucho que aprender de sus contrapartes B2B. En el mismo estudio MIT CISR, descubrimos que las empresas B2B, como las de fabricación e industria pesada, tendían a invertir más en la transformación digital. Como resultado, estaban más preparados para el futuro que las empresas de servicios financieros o minoristas.

Lo digital es la clave para la supervivencia de una empresa

Lo que a menudo se pasa por alto es que la transformación digital requiere algo más que el desarrollo de una interfaz atractiva e intuitiva para el cliente. Significa revisar la arquitectura subyacente y las plataformas de datos que soportan las operaciones comerciales. De hecho, digitalizar el "back-end" de una empresa suele ser más impactante desde el punto de vista fiscal que corregir el "front-end" del consumidor. Descubrimos que las empresas que habían transformado digitalmente su interfaz pero no su back-end registraron márgenes netos significativamente más bajos que aquellos que habían transformado su back-end pero no su front-end.

A medida que invierten en su transición digital, las empresas deben determinar dónde obtendrán la mayor recompensa. Está claro que las compañías que más invierten son generalmente más rentables. Aquellos que difieren la digitalización, o intentan minimizar el costo de la inversión, pueden descubrir que las consecuencias son de mayor alcance que una mejora a corto plazo de sus márgenes de ganancia. La decisión podría ser crítica para su supervivencia.

Simon Freakley , Director Ejecutivo, AlixPartners.