El requisito que nadie menciona para ser ágil y adaptarse rápido

ser-mas-agiles
Un ingrediente poco tomado en cuenta

En estos tiempos tan difíciles, necesitamos trabajar de forma ágil, movernos rápido y adaptarnos. Lo paradójico de esto es que, para lograrlo, necesitamos estabilidad.

Es muy común escuchar o leer la frase: adáptate o morirás. Esto implica ser muy ágil y hoy esa frase está más vigente que nunca, sin embargo, contrario a lo que creemos, hace falta desarrollar primero estabilidad y seguridad para poder ser ágiles.

Es la base de la estabilidad en el trabajo, la organización (y tu vida personal) la que te da la confianza y seguridad de realizar cambios en tu estilo de vida/trabajo sin grandes sobresaltos.

La calma necesaria para ser ágiles parece ser el resultado de la confianza que da el tener estabilidad y no como se solía pensar: para ser ágiles hay que estar en constante movimiento siempre. ¿Qué hacer ante esto?

Primero: comprométase con la estabilidad.


La agilidad requiere enfoque y el enfoque sólo es posible estableciendo prioridades. Si usted es líder, establezca las prioridades antes de cualquier cosa.

Recuerda que en épocas de cambios como esta, distraerse es muy fácil. Las distracciones llevan a la interrupción, de allí entra el pánico y por último, la mala toma de decisiones. La disciplina aquí juega un papel importante.

No es momento de objetivos “bonitos” y poco trascendentales, enfóquese en lo que es necesario, en lo que debe hacerse y hágalo. Eso le dará estabilidad (mientras está siendo ágil).

Segundo: rompa barreras.


De la noche a la mañana el teletrabajo se convirtió para muchos en la nueva forma de afrontar su empleo. Esa barrera, la barrera de la presencia física se rompió sin aviso para todos ellos.

Pero no hay que confiarse. Romper ese muro creó otros y tenemos que romperlos también. Casos como: “las reuniones virtuales no son posibles sin internet” o “los padres tienen menos tiempo para teletrabajar” ¿cómo los estamos abordando?

Tercero: permite las fallas.


La seguridad psicológica se crea permitiendo la llegada de nuevas ideas y su potencialidad de fallar. No se trata de que se permitan toda clase de errores sino de ser más abiertos a estos.

Infundir seguridad mediante los errores es una tarea delicada, pero necesaria. La mejor forma de lograrlo es mediante conversaciones que te permitan asegurarte de que cada falla es un aprendizaje.

Cuarto: el optimismo construido.


No se trata de ser tóxicamente positivos como se repite en cientos de post en internet, sino de proyectar confianza y positividad. Cada problema es una oportunidad si se sabe aprovechar.

Quinto (y último por ahora): armoniza tus recursos.


Esa frase de “Hacer más con menos” es bonita pero desmoraliza en ciertos contextos. El equilibro entre la demanda del trabajo y los recursos disponibles es crucial.

La presión por tomar decisiones, hacer cambios y moverse rápido muchas veces nubla la razón y terminamos superando nuestras capacidades. Cuidado con ello.


Todo esto no es una receta mágica pero permite ganar un poco de estabilidad. Estabilidad que hoy muchos no tienen y por eso les comparto estos tips, que quizá podrían ser de utilidad. Sean felices (y estables).

--
Te invito a seguirme en mi instagram @rafaelmedinx donde subo contenido complementario a lo que publico en mi blog. Tu seguimiento es una forma de hacerme ver que apoyas que siga subiendo contenido como este. ¡Gracias!

Por:
Rafael Medina
Administrador
Twitter: 

No hay comentarios.:

¿Qué te ha parecido este post?

Con tecnología de Blogger.