¿Comprani es una estafa? Depende de ti. Te cuento mi experiencia.


Seré directo desde el principio. Comprani es confiable, pero dependes de ti para finalmente conseguir ganancias económicas. 

He leído y escuchado opiniones muy negativas acerca de este programa, pero curiosamente encuentro un elemento común entre las personas que emiten este juicio: falta de compromiso y disciplina. 

¿Cuando has visto que una persona sin compromiso progresa en sus emprendimientos? 

¿Cuando has visto que un atleta sin disciplina lograr sus objetivos? 

Lo mismo aplica para el programa que ofrece Comprani.

¿Qué ofrecen? Mentorías gratis sin pagos adelantados ni nada por el estilo. Solo compartes el 10% de tus ganancias si logras 1000 dólares en un mes. 

Suena bien y no hay nada que perder. 

El problema viene cuando personas sin capacidad de tiempo, compromiso y disciplina terminan sin cumplir los objetivos o incluso perdiendo dinero, y tachan por completo a programas efectivos como Comprani e incluso al mismo arte del trading. Y en parte lo entiendo, queremos resultados fugaces sin dar nada a cambio cuando se trata de dinero. Este es un grave error, para cualquier disciplina o actividad.

Te cuento un poco de mi. 

Tengo años conociendo el trading en el mercado de divisas, también de futuros, acciones, etc. He tenido perdidas, también ganancias. Y entre los traders y gurús del forex se comparten algunas reglas en espcial: disciplina, manejo del riesgo y el trabajo en la psicología. Puntos súper importantes para ser un trader exitoso y con números verdes a final de mes. 

Y agradezco que en Comprani se tome en cuenta y se fomenten estos puntos. En enero de este año decidí ingresar al programa de mentorías gratuitas que ofrece Comprani, me gusta aprender de este mundo y qué mejor que hacerlo junto a una persona que tiene más recorrido.


A Pesar de que ya soy conocedor de los puntos básicos del trading, he tenido la oportunidad de enriquecer mis conocimientos. El trato ha sido profesional, agradable y personalizado. 

Después de un mes operando en demo, me sentí capaz de operar en real, con el permiso de mi mentor, y así conseguir ganancias reales de lo que ya había practicado y aprendido. 

La primera semana tuve perdidas, y debo confesar que no he seguido las indicaciones del mentor y que he pecado de ambicioso. Pero esa pérdida fue crucial para afianzar lo que ya sabía pero no había practicado: disciplina y buen manejo del riesgo. Puntos que había pasado por alto.

Después de eso, empecé a tener ganancias que aumentaban de a poco con el tiempo, empezaba a cosechar los frutos. Al cabo de 6 meses logré superar la barrera de los 1000 dólares, específicamente conseguí 1742 dólares. Quizás es un tiempo que muchas personas no están dispuestas a esperar, pero la libertad financiera no se logra de un día para otro, se logra con perseverancia.

No hay comentarios.:

¿Qué te ha parecido este post?

Con tecnología de Blogger.