Tiempo o Tareas: ¿cómo se define un trabajo?

 

Tiempo o Tareas

Para la mayoría de las organizaciones hoy, el trabajo se define por unidades de tiempo.

 

8 Horas al día, 5 días a la semana, 40 horas semanales.

 

Estamos fuertemente influenciados por la idea de que el trabajo se tiene que pagar por horas, sin embargo, en estos últimos años se viene cambiando esta mentalidad a una donde el trabajo se está definiendo por las tareas que se deben ejecutar.

 

Este artículo lo comentamos en Taylor


Volviendo a donde comenzó todo

 

Aunque cobrar por tareas y no por tiempo puede sonar como una idea moderna, lo cierto es que estamos regresando al origen de todo.

 

Durante siglos, la mayoría de los trabajadores fueron recompensados por su capacidad de producir. Si tomamos de referencia la agricultura, la herrería, la artesanía, lo que ganaban estos trabajadores estaba ligado a la cantidad de productos que cosechaban, la cantidad y la calidad de las piezas de cerámica, en fin, no importaba el tiempo, importaba el trabajo.

 

De hecho, el pago por tiempo se podría considerar relativamente reciente, por lo menos, en Estados Unidos, hace 100 años, en 1920, el 80% de los trabajos se pagaban a destajo, no había un salario base establecido. Pero, ¿qué pasó?

 

Cuando los caprichos le ganan al esfuerzo

 

El problema de pagar por trabajo y no por tiempo, es que a medida que la revolución industrial fue dinamizando las economías, los estándares que estaban establecidos para pagar a los empleados empezaron a ser manipulados.

 

Por ejemplo, si un empleado ganaba mucho, le recortaban la tarifa, porque si produces mucho, ganas mucho, entonces los trabajadores empezaron a producir menos, para evitar los recortes de estas tarifas.

 

Eso fue lo que llevó a que administrativamente se empezara a considerar dividir las tareas, para que nadie trabajara de más, nadie abusara del sistema, los plazos de tiempo fueron más óptimos, es decir, construir un sistema más justo. Pero, el problema es que no era tan fácil lograr una compensación siempre justa entre la tarea, y el trabajo.

 

De los años 40 al mundo actual

 

Para 1940, definir el trabajo exclusivamente por el tiempo empezaba a ganar más terreno y ya para 1950 el trabajo lo definía, el tiempo, la antigüedad, la carrera y el costo de vida.

 

Todo esto tenía sentido en una economía industrial. Pero, hoy, en una economía que ha cambiado mucho, presionada por la entrada de nuevas generaciones al mercado laboral y lo complejo que es ahora atraer y mantener el talento en una empresa, está haciendo que el trabajo por tiempo no tenga tanto sentido.

 

En el mundo occidental, una gran parte de los empleados se dedica a prestar servicios, y más de la mitad se encuentra en actividades cómo: escribir, asesorar, diseñar, organizar, enseñar. Actividades que no están vinculadas siempre al tiempo.

 

¿Quién puede asegurar cuánto tiempo va a llevar escribir un análisis? ¿Cuánto tiempo lleva diseñar un software? ¿Cuánto tiempo toma escribir un buen informe?

 

El tiempo en las manos del trabajador

 

Lo que está pasado ahora, es que estos trabajadores toman la tarea, y disponen de su tiempo. El trabajo se especifica por resultados y el tiempo lo pone quien sabe y tiene la experiencia para determinar cuánto necesita.

 

Esa es la dinámica de la economía del conocimiento y estamos acostumbrándonos cada vez más a ella.

No hay comentarios.:

¿Qué te ha parecido este post?

Con tecnología de Blogger.